Una de mis casas favoritas de Montevideo. Ubicada en Punta Gorda, sus grandes ventanales invitan a los curiosos (como yo) a entrar a sus habitaciones sin ser invitado.